Soluciones integrales para
futuros padres internacionales

Ver más

El proceso

El proceso de implantación de un embrión o embriones en una gestante, utilizando los óvulos de la futura madre o los de una donante, es básicamente un proceso de Fertilización In Vitro, solo que en este proceso el embrión creado se implanta en el útero de una tercera persona. La técnica es la misma.

La mujer que aporta los óvulos (la madre o una donante), se someterá a un proceso de estimulación ovárica para que sus ovarios produzcan múltiples folículos y así poder obtener múltiples óvulos. En el momento adecuado se realizara la extracción de óvulos y los óvulos maduros obtenidos (no todos serán maduros) se fertilizarán con el semen. La técnica que generalmente se utiliza para combinar a los óvulos y el esperma se llama ICSI, y por medio de esta técnica, una vez que los mejores espermatozoides sean seleccionados, se inyectara un espermatozoide en cada ovulo para aumentar las probabilidades de fecundación. Al día siguiente, se verá cuantos fecundaron y a partir de este momento se llamaran embriones. Los embriones se dejaran crecer en el laboratorio por 5 o 6 días y una vez que estos lleguen a ser blastocistos estarán listos para ser transferidos al útero de la gestante, o para ser congelados para una transferencia futura. Mientras que la mujer que aporta los óvulos se somete al proceso de estimulación ovárica, el útero de la gestante se prepara también, por medio de medicación, para recibir al/los embrión/embriones. En muchos casos, sin embargo, los blastocistos se congelan y se transfieren al útero de la gestante tanto al mes siguiente como años después.

    Subrogacion SIN donación de óvulos

  • Subrogacion CON donación de óvulos